domingo, 5 de septiembre de 2010

CATAPLANA


La cataplana es un recipiente muy usado en Portugal, muy especialmente en el Algarve portugues, consta de dos mitades semiesféricas que se cierran una sobre otra, lo que permite cocinar cualquier tipo de marisco, pescados etc... Permite, por tanto, conservar los líquidos de los alimentos, que en este utensilio se elaboran muy jugosos.

Concretamente de cobre pulido, en las cocinas del día a día se utilizan cataplanas más modernas de acero inoxidable, más sólidas y duraderas. Pero hay que reconocer que el cobre tiene una belleza especial.

La ventaja de la cataplana es que, gracias a su tapa, permite una cocción al vapor. La tapa es desmontable, lo que le otorga una gran flexibilidad de uso. Los guisos que se preparan en ella, como ocurre con la paella española, adquieren el nombre del recipiente: así se habla de cataplana de almejas, de pulpo, etc.

Las tradicionales son de fino latón, por lo que se deben “curar” con una mezcla de vinagre y agua antes de su primer uso. Según los expertos, la mayoría de las veces el plato comienza usando sólo la base, donde se prepara un sofrito, al que luego se añade el resto de ingredientes, normalmente pescado o marisco, pero también carne y embutidos, que luego se mojan con agua, caldo o vino. Una vez tapada se cocina al fuego, aunque se puede meter en el horno para conseguir una cocción más lenta. El plato se sirve en la misma olla, que se lleva a la mesa tapada.